Construcción de un retablo para la ermita

El artesano, Pedro Sánchez Gago

Una persona natural del pueblo de Villacarralón llamado Pedro Sánchez Gago, hijo de un veterinario llamado Don Antonio Sánchez y de Doña Quintila, está realizando un retablo con las técnicas que se utilizaban en el siglo XVI, para llegar a exponerlo en un lugar hecho para su uso: la ermita de reciente creación.

Su verdadera profesión, como mucha gente conocerá, es la de médico en la preciosa ciudad amurallada de Ávila. Empezó su afición por la restauración cuando estaba en la ciudad de Piedrahita pero ha seguido con ella hasta hoy como se puede observar en este retablo aun a medio terminar.

Como él mismo dice: “Me gusta pintar las cosas tal y como las vemos, sin abstracciones ni cosas raras. No es el realismo pero me gusta la pintura que se identifica con algo”

Tal y como nos ha comentado, la realización de este retablo se ha llevado a cabo por la atracción que le ha resultado ver de nuevo, como dice Pedro “una ermita donde tantas veces he estado y que tan gratos recuerdos me trae”.

De la antigua ermita, extraía huesos para sus prácticas de medicina en la asignatura de Anatomía Humana. Además a Doña Quintila, por ser una gran devota de la virgen del Carmen, le hacía mucha ilusión ver en pie de nuevo.

Paso a paso realizando el retablo

Después de la introducción del porqué de esta magnifica obra iremos mostrando en fotos los pasos seguidos para realización del mismo.

Con un poco de imaginación y los consejos de un restaurador, que le ayudo en la tarea, seleccionó las maderas. Madera de pino para el retablo, madera de haya para las dos bolas, madera de aglomerado para la parte plana y madera tropical para las dos columnas.

En estas fotos observamos la madera utilizada aunque ya montado como retablo.

Tras la elección de las maderas se procedió a tratar dichas maderas con productos anticarcomas. Se lijaron para luego comenzar a dar seis o siete capas de yeso fino o aquaplas diluido en cola de conejo entre capa y capa. A parte, se suele lijar otra vez al finalizar para que la superficie quede lo más fina posible y asi poder aplicar pan de oro. Todos estos pasos se pueden ver en las siguientes fotos:

Como última capa se dan dos capas de pintura al agua que se llama Rojo Inglés.

Para finalizar con la madera se utilizó unas planchas de oro para dar el estilo requerido al retablo.

Concluido el retablo, solo falta por realizar la pintura que irá en el interior. Pedro ha seleccionado la imagen de la Virgen del Carmen, como no podía ser de otra manera, copia de una talla de Gregorio Fernández que se encuentra en la iglesia de Santa Teresa de Ávila. Será al óleo sobre tabla de pino.

Despedida

Para finalizar este articulo, recogemos unas palabras del propio Pedro:

“Se tarda mucho en realizar una cosa de estas características, pero creo que merece la pena intentar crear algo que sirve de recuerdo y que mantenga ese espíritu de oración que alguna vez debió de haber en esa ermita y que casi nadie recuerda. El pueblo ha hecho renacer ese pequeño refugio y los de Villacarralón debemos conservarlo”

Agradecemos a don Pedro Sánchez Gago su contribución para la ermita del pueblo así como toda la ayuda prestada para hacer este artículo.

Firmado: Arkaitz del Pozo Villamor

2 comments

  1. El articulo está firmado por mi pero con sin las correciones y ayuda de Carlos no se hubiera podido hacer, aparte de la del propio autor.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *